Nutrición ideal alcalina menos ácida

LA NUTRICIÓN IDEAL: MÁS ALCALINA, MENOS ÁCIDA.

¿Qué deseamos transmitir con esta frase?

Que una nutrición más alcalina es mejor que una alimentación ácida, podemos conseguir esto  alimentándonos mejor basándonos en el conocimiento, así podremos combinar mejor los alimentos que ingerimos a diario, ya que necesitamos de todos ellos para nutrirnos bien y de forma saludable.

¿QUÉ ES EL EQUILIBRIO ÁCIDO BÁSICO?

Para entender esto empiezo explicando lo que sucede en nuestro organismo. Para mantener nuestro  medio  interno ocurren reacciones bioquímicas específicas que permiten mantener el  equilibrio ácido-básico vital para la salud, y este se mide con el pH.  El pH determina el grado de acidez o alcalinidad, se mide a través de una escala que va del 0 al 14, la mitad es decir el 7 sería el medio neutro y lo que va hacia el extremo 0  se considera ácido y lo que sube por encima de 7 hacia el extremo 14 es alcalino. En otras palabras entre 0 y 7 estaremos en un medio ácido y de 7 a 14 en un medio alcalino

Cómo es que funciona el mecanismo de acidez y alcalinidad en el organismo?

Los millones de células que componen nuestro organismo, necesitan  nutrirse, eliminar residuos  al extracelular y renovarse constantemente según están pre programadas en cada órgano y sistema. El rol de la sangre  por otro lado cumple entre otras dos funciones vitales: llevar a todas las células los materiales nutritivos que necesitan y retirar de ellas los residuos tóxicos y ácidos que se producen como resultado de la transformación de dichos nutrientes (metabolismo). La respiración celular es otro proceso donde las células reciben parte del oxígeno que necesitan para sus procesos vitales.

Los grandes detoxificadores de nuestro organismo encargados de evacuar  las sustancias tóxicas, ácidas, en resumen todas las innecesarias del organismo son los riñones, el hígado, el intestino, la piel y los pulmones.

La sangre es la encargada de mantener un ligero nivel de alcalinidad en nuestro organismo. En una persona sana el pH de la sangre fluctúa entre 7,40 y 7,45. Cuando se incrementa el nivel de acidez, gracias a ciertos mecanismos de autorregulación, la sangre es capaz de mantener el pH fisiológico para que ocurran todas las funciones vitales del organismo en perfecta armonía. Lo hace a través del aporte de bases alcalinas que neutralizan los ácidos. Por eso es importante que junto al oxígeno, la sangre tenga un constante flujo de sustancias de naturaleza alcalina, a fin de poder neutralizar los ácidos.

La principal manera en que la sangre obtiene las bases alcalinas es de los alimentos que comemos. En caso de que nuestro organismo necesite  -sea por exceso de ácidos o por carencias nutricionales de bases- puede recurrir a la reserva alcalina de huesos, dientes, otros tejidos. De esta forma  la sangre se convierte en una “repartidora” de la estructura orgánica, con el  objetivo de restablecer el vital equilibrio ácido-básico.  De esta manera se pone en marcha el mecanismo de descalcificación y desmineralización. Estos mecanismos nos llevan al desgaste de huesos, degeneración de las articulaciones, etc.

Por eso debemos intentar consumir más alimentos  alcalinizantes y  evitaremos en lo posible los  alimentos y situaciones acidificantes. Un tiempo prolongado con el cuerpo acidótico es lo mismo que la corrosión, en la actualidad muchos autores lo relacionan a una de las posibles causas del cáncer, sin embargo este tema está en debate y generará muchos más estudios en el futuro que evidencien estas afirmaciones.

CLASIFICACIÓN DE LOS ALIMENTOS

Todo lo que comemos  tiene distintos grados de acidez o alcalinidad. El agua pura es neutra, tiene un pH 7,07. Principalmente la mayoría de las frutas y verduras son alcalinizantes.

Si bien algunas frutas tienen un pH bajo (o sea que resulta ácida), no confundamos el pH externo del que se produce cuando se ingiere el alimento que inicialmente es ácido, ya que en nuestro organismo se producen reacciones bioquímicas que invierten el pH de la fruta, tal es el caso del limón por ejemplo, en nuestro organismo es alcalino y no ácido.

Los minerales por otro lado, juegan un rol importante en el comportamiento acidificante o alcalinizante de los alimentos y sabiendo esto nos permiten hacer una elección más consciente según las necesidades de cada individuo.

Por lo general resultan acidificantes aquellos alimentos que poseen un alto contenido de azufre, fósforo y cloro.

En cambio son alcalinizantes aquellos que contienen buena dosis de: calcio, magnesio, sodio y potasio.

Otro factor importante en el equilibrio ácido base está en relación con  la preparación de las comidas. Se ha demostrado que un 40-60% de los elementos minerales y un 95% de las vitaminas y bases se pierden en el agua de cocción de las verduras. Resulta entonces que el alto contenido de bases que poseen las verduras -y que resulta tan útil para el equilibrio sanguíneo- merma.

De allí la importancia de introducir en nuestra  manera de preparar los alimentos la forma de cocción de los alimentos al estilo oriental, de cocer las verduras al vapor en cestas de acero o bambú, o sea sin que estén en contacto directo con el agua.

ÁCIDOS BUENOS Y MALOS?

Los alimentos obtenidos de forma natural son imprescindibles para la vida, no todos son buenos y no todos son malos, lo importante es entender que éstos se  complementan unos a otros para conseguir una adecuada nutrición, lo ideal es saber combinarlos para tener una mejor salud y calidad de vida.

Entre los beneficiosos se encuentran los ácidos de las frutas cítricas. Estos son ácidos débiles que una vez metabolizados en el organismo se combinan con minerales, sodio, calcio, potasio y dan lugar a sales minerales.

Totalmente se desaconsejan  las bebidas gaseosas al no ser naturales estas  suelen ir acompañadas de aditivos acidificantes, preservantes, colorantes, saborizantes, etc.  Las carnes rojas, embutidos y lácteos son pro acidificantes.

En general los cereales generan desechos ácidos más como del trigo y maíz y menos el de la  cebada, y quínoa. Por su parte las legumbres y semillas son ligeramente acidificantes por su contenido proteico, pero presentan diferentes escalas de acidez.

Entonces a modo de consejo general, intentaremos mezclar, es decir si comemos carnes incluir muchas verduras como acompañantes o guarnición para contrarrestar los efectos acidificantes de las carnes rojas por ejemplo…

Exiten diversas tablas de alimentos que ayudan a combinar los alimentos según el gusto culinario de cada persona.

LA ORINA PRINCIPAL INDICADOR DEL pH

Uno de los métodos  de verificación del pH es en la orina.  El sistema para verificar este valor es sencillo y se basa en el simple uso de una tira reactiva que nos medirá el pH.

Os he compartido un tema muy interesante que practicamos a diario en nuestra consulta de nutrición y dietética.

Un saludo cordial

Dra Katherine Bedoya

Si tienes alguna pregunta no dudes en contactar.